Reseña de Reinas de Quito

DONAR

Ana Carvajal

Ana Carvajal

2017-2018

Ana Carvajal

2017-2018

Sarah Garcés

Sarah Garcés

2016-2017

¡Esto no es solo un trabajo de un año, pero es el comienzo de una bella aventura a favor de los grupos más vulnerables!

Sarah Garcés

2016-2017

Angie Vergara

Angie Vergara

2015-2016

Dios me dio la maravillosa oportunidad de ser electa Reina de Quito, una gran bendición y un gran compromiso de trabajar en la búsqueda de cambios en la sociedad

Angie Vergara

2015-2016

Carolina Báez

Carolina Báez

2014 - 2015

Amigas y amigos, únanse a mi causa, den una mano al prójimo, y nunca dejen de sonreír ya que el éxito está en la felicidad.

Carolina Báez

2014 - 2015

Cristina Elizalde

Cristina Elizalde

2013 – 2014

Después de todas estas experiencias maravillosas puedo decir con seguridad que la Fundación Reina de Quito se convirtió en mi segundo hogar y las ex-reinas en una familia

Cristina Elizalde

2013 – 2014

Silvana Di Mella

Silvana Di Mella

2012 – 2013

Me di cuenta que cuando las cosas se hacen con pasión, cuando la causa es justa y genuina, un país entero se moviliza.

Silvana Di Mella

2012 – 2013

Andrea Callejas

Andrea Callejas

2011 – 2012

Quito me abrió sus puertas con una enorme sonrisa y quedo eternamente enamorada de cada rincón que conocí, entre montañas, mercados, la majestuosa arquitectura que la representa, pero sobre todo rodeada de la gente tan cálida con la que crecí.

Andrea Callejas

2011 – 2012

Ana Carolina Vela

Ana Carolina Vela

2010 – 2011

El apoyo de los quiteños, ese amor tan cálido y sincero que le brindan a la Reina es un empujón para seguir trabajando y realizando hermosas obras.

Ana Carolina Vela

2010 – 2011

Caridad del Castillo

Caridad del Castillo

2009 – 2010

Mi experiencia inolvidable, la mejor de mi vida, fue el regalo más hermoso que me dio la corona de Reina de Quito, envuelto con mucho cariño, para que yo lo aprecie y lo devuelva con todo mi amor. ¡Qué más podía pedir!

Caridad del Castillo

2009 – 2010

Francisca Paz y Miño

Francisca Paz y Miño

2008 – 2009

Ser Reina de Quito me cambió la vida, la mente, el corazón y despertó en mí a una mujer segura de querer hacer el bien; una persona que dedica su tiempo y conocimiento en algo que vale TODO.

Francisca Paz y Miño

2008 – 2009

Cristina de la Paz

Cristina de la Paz

2007 – 2008

Ser Reina de Quito para mí fue una experiencia maravillosa, marcó mi vida porque fue un año lleno de experiencias nuevas.

Cristina de la Paz

2007 – 2008

Valentina Mera

Valentina Mera

2006 – 2007

Esta experiencia maravillosa de servicio a la ciudad, tuvo y tiene muchísima influencia en mi vivir. La Fundación es un espacio por medio del cual se canalizan grandes ideas y se ejecutan de tal forma que los resultados son mucho mejores.

Valentina Mera

2006 – 2007

María Gabriela Galárraga

María Gabriela Galárraga

2005 – 2006

“Es servicio, entrega, humildad, compromiso, amor. Va mucho más allá de las luces, el escenario y el “glamour” que en general se piensa que denota este cargo y que en su mayoría es un criterio equivocado. Es enamorarse de Quito y convertirse en un actor comprometido por el cambio y las mejoras de esta bella ciudad”.

María Gabriela Galárraga

2005 – 2006

Karla Torres

Karla Torres

2004 – 2005

¡Un año de aprendizaje, de forjamiento personal y espiritual y una vida de agradecimiento por todo lo que fue!

Karla Torres

2004 – 2005

María Lorena Maldonado

María Lorena Maldonado

2003 – 2004

Mi vida tiene ciertos ejes motores, motivaciones que me inspiran a mirar más allá, a creer que el mundo sí puede ser un lugar mejor y yo soy parte de ese mundo. ¡Uno de mis ejes es la Fundación y por eso sigo ahí y siempre seguiré!

María Lorena Maldonado

2003 – 2004

Ana Carolina Hidalgo

Ana Carolina Hidalgo

2002 – 2003

“El éxito se mide no sólo por los logros, sino por lo que se aprende, por las vidas en las que se influye y por los momentos compartidos a lo largo del camino”

Ana Carolina Hidalgo

2002 – 2003

Ana Lizette Avilés

Ana Lizette Avilés

2001 – 2002

La banda y la corona que ahora guardo con orgullo, y con la cual mi hija Nicole juega a ser princesa, es solo un recordatorio de lo privilegiada que fui por tener ese año de gratas e inmemorables experiencias, que han influenciado en ser quien soy, y de lo que soy capaz de hacer.

Ana Lizette Avilés

2001 – 2002

Paulina Espinosa

Paulina Espinosa

2000 – 2001

“Si no vivimos para servir, no servimos para vivir”.

Paulina Espinosa

2000 – 2001

Natalia Torres

Natalia Torres

1999 – 2000

Sigo vinculada a la Fundación porque me enorgullece pertenecer a una institución en la cual sus miembros trabajan desinteresadamente para aportar de alguna manera con los más necesitados.

Natalia Torres

1999 – 2000

Paulina Mesec

Paulina Mesec

1998 – 1999

“Con entrega y amor se consiguen grandes metas”.

Paulina Mesec

1998 – 1999

Ana María Serrano

Ana María Serrano

1997 – 1998

La Fundación es vida, es un lugar mágico donde las cosas pasan, los sueños se cumplen, los imposibles no existen, las amigas son para siempre, los recuerdos son diarios, la ayuda desinteresada es REAL.

Ana María Serrano

1997 – 1998

María José Jervis

María José Jervis

1996 – 1997

Nos llena de orgullo la labor de la Fundación Reina de Quito, que lo que aspira a hacer es un trabajo de hormiguitas, y si la hormiga reina tiene la energía suficiente, eso, obviamente, contagia en el ánimo de todas.

María José Jervis

1996 – 1997

Daniela Del Castillo

Daniela Del Castillo

1995 – 1996

Han pasado dieciséis años de entonces, y recuerdo al año de Reinado como la mejor universidad de mi vida, le doy gracias a Dios, y a todas las personas que me apoyaron. Mis hijos se sienten muy orgullosos de decir que su madre y abuela fueron Reinas de Quito.

Daniela Del Castillo

1995 – 1996

Sofía Arteta

Sofía Arteta

1994 – 1995

Es una familia a la que hay que aplaudir… y que me confirma que sí valió la pena ser Reina de Quito… no por la banda, la corona, el glamour o las fotos, sino por el afán de trabajar y la convicción de que con esa labor, la vida se te cambia completamente. ¡Y para bien, desde luego!

Sofía Arteta

1994 – 1995

María Cristina Arellano

María Cristina Arellano

1994 – 1995

Ser Reina de Quito fue un regalo dulce que la vida me brindó. Ser Reina te da acceso inmediato a la gente quiteña; todos te consideran enseguida como alguien familiar.

María Cristina Arellano

1994 – 1995

María Lorena Vela

María Lorena Vela

1993 – 1994

No quisiera dejar pasar la oportunidad de agradecer a todas las personas que de una u otra manera colaboraron durante mi año de servicio, a todos los medios de comunicación y a mis amigas las ex Reinas, miembros de la Fundación Reina de Quito.

María Lorena Vela

1993 – 1994

Macarena Valarezo

Macarena Valarezo

1992 – 1993

¡El reinado de Quito marcó mi vida! Fue el año más hermoso y con los mejores recuerdos que he tenido hasta hoy… ¡aprendí tanto! Viví cada instante, respiré cada molécula de aire, no creo poder describir lo intenso y desafiante que fue para mí ese año inolvidable.

Macarena Valarezo

1992 – 1993

Paola Vintimilla

Paola Vintimilla

1991 – 1992

Mi vinculación a la Fundación Reina de Quito es algo sumamente importante para mí. Llevo más de diez años como voluntaria y espero con toda mi alma ser miembro de ella por muchos años más, ya que forma parte activa de mi vida y de mi familia.

Paola Vintimilla

1991 – 1992

María Fernanda Salvador

María Fernanda Salvador

1990 – 1991

Definí mi año de reinado con las palabras del Premio Nobel de Literatura R. Tagore: “Yo soñaba que la vida era alegría, y vi que la vida era servicio; serví y vi que el servicio era alegría”.

María Fernanda Salvador

1990 – 1991

María Mercedes Laso

María Mercedes Laso

1989 – 1990

Nuevamente puedo repetir con mucha satisfacción la frase de un escritor famoso que refleja mi sentimiento de lo significará siempre en mi corazón el ser Reina de Quito y que dice: “Un día soñé que la vida era alegría. Desperté y me di cuenta que la vida era servicio. Serví y descubrí que el servicio es alegría”.

María Mercedes Laso

1989 – 1990

Margarita Bertero

Margarita Bertero

1988 – 1989

Tantas imágenes de lo vivido durante ese año maravilloso venían a mi mente en ese momento, pero sin duda todas las interrogantes que había tenido en un inicio ya tenían respuesta. ¡Definitivamente este reinado había cambiado mi vida para siempre!

Margarita Bertero

1988 – 1989

Cristina Saona

Cristina Saona

1987 – 1988

Te queda la grata sensación de la labor cumplida y la certeza de que como seres humanos somos responsables los unos de los otros, que cuando la vida te brinda la oportunidad de extender tu mano y lo haces, encuentras sentido a tu existencia.

Cristina Saona

1987 – 1988

María Verónica Arias

María Verónica Arias

1986 – 1987

La Fundación Reina de Quito fue formándose y delineándose a través de todos estos años, apoyando a los proyectos que cada reina tenía durante el año de su reinado, y forjando sus propios proyectos de manera permanente con el fin de dar continuidad y sostenibilidad a los mismos

María Verónica Arias

1986 – 1987

Carmen Elena Huras

Carmen Elena Huras

1985 – 1986

Si hoy tuviera la oportunidad de ser Reina de Quito, trabajaría en la formación de la ética, para generar consciencia y responsabilidad sobre nuestros actos

Carmen Elena Huras

1985 – 1986

María Teresa Donoso

María Teresa Donoso

1984 – 1985

.. el pertenecer a la Fundación es una experiencia única y muy especial, somos personas de todas las edades, de diferentes caracteres, líderes, de diferente manera de pensar y de ser, y a pesar de todas estas diferencias nos sentimos totalmente identificadas.

María Teresa Donoso

1984 – 1985

Maritza Granja

Maritza Granja

1983 – 1984

... perdurará en mi corazón gratitud hacia las manos generosas que me apoyaron, porque gracias a ellas recibí sonrisas de los niños, bendiciones de los viejitos… ¡Gracias, Quito!

Maritza Granja

1983 – 1984

Nathalie Proaño

Nathalie Proaño

1982 – 1983

Mientras fui Reina de Quito aprendí a querer a mi ciudad donde decidí echar raíces, formar mi familia y contribuir en su desarrollo a través de mi profesión y de mi hogar.

Nathalie Proaño

1982 – 1983

Alexandra Vásconez

Alexandra Vásconez

1981 – 1982

Actualmente, gracias a mi trabajo en una empresa altamente comprometida con los temas sociales no sólo de la ciudad sino del país, permanezco en contacto con la Fundación Reina de Quito y con la labor que desarrollan tanto la Reina del momento así como las queridas ex reinas.

Alexandra Vásconez

1981 – 1982

Carmen Vásconez

Carmen Vásconez

1980 – 1981

En resumen, haber tenido la dicha de ser Reina de Quito, fue para mí el recorrido del sendero que me enseñó a conocer la realidad de esta bella ciudad, y la oportunidad de trabajar por varios sectores que requerían ayuda muchas veces emergente.

Carmen Vásconez

1980 – 1981

Francisca Freile

Francisca Freile

1979 – 1980

Realmente un año es muy poco tiempo para hacer todo lo que uno quisiera, felizmente hay una vida por delante y no faltan oportunidades para poder ayudar a quien lo necesita. ¡Lo importante es poder descubrirlas!

Francisca Freile

1979 – 1980

Lucía Burneo

Lucía Burneo

1978 – 1979

Recuerdo con emoción una anécdota de cuando fui elegida por las reclusas del Centro de Rehabilitación Femenina, como “Reina de la Cárcel”, por el trabajo social realizado, en un emotivo acto con presencia del grupo musical Pueblo Nuevo.

Lucía Burneo

1978 – 1979

Margarita Haensli

Margarita Haensli

1977 – 1978

Mi incorporación a la Fundación Reina de Quito, fue un paliativo, una sensación angelical, y no dejo de agradecer por todo el aporte cálido y emocional que allí he encontrado en estos años

Margarita Haensli

1977 – 1978

Consuelo Albornoz

Consuelo Albornoz

1976 – 1977

Haber sido Reina de Quito fue un orgullo, definitivamente, ya que una quiere mucho a su ciudad y servirle como Reina fue lo mejor. Durante mi reinado hice mucha ayuda social en forma individual.

Consuelo Albornoz

1976 – 1977

Ángela María Restrepo

Ángela María Restrepo

1975 – 1976

Creo que con el granito de arena que cada uno pone se logran cosas maravillosas, miro hacia atrás y veo como empezó y a donde hemos llegado, y me siento feliz y satisfecha de saber que soy parte de este grupo de personas maravillosas, llenas de coraje y alegría.

Ángela María Restrepo

1975 – 1976

María Soledad León

María Soledad León

1975 – 1976

Por ahora trato de ayudar en lo que pueda y me pidan, y mi compromiso para con la Fundación es trabajar desde Seattle, mi lugar de residencia permanente, donde estoy haciendo gestiones para conseguir padrinos para los niños del Centro Infantil

María Soledad León

1975 – 1976

Rocío Jarrín

Rocío Jarrín

1974 – 1975

En definitiva, estoy segura de que haber sido Reina de Quito me hizo una mujer más humana, más sensible y con una enorme gratitud para quienes me permitieron vivir tan intensamente ese reinado.

Rocío Jarrín

1974 – 1975

María Piedad Lalama

María Piedad Lalama

1973- 1974

Desde el primer momento que recibí la corona, supe que tenía un gran reto y con mucha responsabilidad y alegría lo asumí; era un sueño de adolescente hecho realidad, LO LOGRÉ y quería hacer lo mejor para los que necesitaban algo de mí.

María Piedad Lalama

1973- 1974

Carmen Pérez

Carmen Pérez

1973 – 1974

Carmen Pérez

1973 – 1974

Silvia Guarderas

Silvia Guarderas

1972 – 1973

Mientras Dios me de vida y salud, pienso seguir con esa misión de servir a mi ciudad por medio de la Fundación Reina de Quito, y continuar viviendo “la magia del reinado de Quito,” contribuyendo con un granito de arena, a hacer de nuestro hermoso Quito “La Carita de Dios”, un lugar más justo..

Silvia Guarderas

1972 – 1973

Tatiana Calderón

Tatiana Calderón

1971 – 1972

La Fundación Reina de Quito es símbolo de la unidad y solidaridad, donde cada día, con ilusión y esmero, se lucha por apoyar a la Reina de Quito en su labor social y en sacar adelante los programas de la Fundación

Tatiana Calderón

1971 – 1972

Susana Castro

Susana Castro

1970 – 1971

Agradezco la feliz iniciativa de crear la Fundación Reina de Quito, soy parte de ella desde el primer día y veo con orgullo que esta iniciativa no solo persiste en sus objetivos, por los que fue creada, sino que se ha agrandado y ha sido imitada en otras ciudades del Ecuador.

Susana Castro

1970 – 1971

Rocío Avilés

Rocío Avilés

1969 – 1970

Ése es el cuidado que hemos puesto en la Fundación, dejar en claro que es un reinado de servicio que no puede caer en la frivolidad. Por eso, cuando se presentan las candidatas, les explicamos que tienen que estar dispuestas a dar, dar y dar…

Rocío Avilés

1969 – 1970

Anita Villaquirán

Anita Villaquirán

1968- 1969

Soy la admiradora número uno del trabajo de la Fundación Reina de Quito en todo su camino recorrido y me siento orgullosa de pertenecer a la misma.

Anita Villaquirán

1968- 1969

Consuelo Ordoñez

Consuelo Ordoñez

1967 – 1968

Desde el inicio de la Fundación de Quito me vinculé a ella lo cual me ha permitido retomar la ruta del trabajo social y reencontrar a otras ex reinas que, acaso por esa condición común, ponen el mismo empeño en las tareas que toman a su cargo, por pequeñas que puedan parecer.

Consuelo Ordoñez

1967 – 1968

Elena Cárdenas

Elena Cárdenas

1966 – 1967

Sin embargo, no dejo de admirar la labor profesional y de entrega de la Fundación Reina de Quito, que la respeto y la tengo en la mira de mis sueños, cuando algún momento le pueda dedicar parte de mi tiempo.

Elena Cárdenas

1966 – 1967

Cecilia Pérez

Cecilia Pérez

1963 – 1964

Actualmente no tengo relación con la Fundación, pero siempre estoy pendiente de todo lo que hacen, y felicito con todo mi corazón, porque considero que realmente es una obra maravillosa.

Cecilia Pérez

1963 – 1964

Helena Serrano

Helena Serrano

1962 – 1963

Qué grato es ver que a través de la Fundación Reina de Quito, nuestros pasos por el reinado quiteño, hayan sido recogidos con creces y que nuestra labor haya fructificado en manos de este grupo ejemplar de ex Reinas que dan su vida por la ciudad

Helena Serrano

1962 – 1963

Pepita Sánchez

Pepita Sánchez

1959 – 1960

Ser Reina de Quito para mí significó el más grande honor, orgullo y la satisfacción de saber que iba a representar a mi linda ciudad como la primera reina.

Pepita Sánchez

1959 – 1960